Net Promoter Score™ (NPS): 3 claves para desmontar el mito

Net Promoter Score o NPS se ha convertido en una conocidísima métrica de fidelización de clientes que utilizan tanto analistas financieros para valorar compañías como las mismas compañías para recompensar a sus empleados. Se ha convertido en el Santo Grial de los analistas, la navaja suiza de los responsables de fidelización de clientes, la biblia de los gurús de marketing...¿pero es oro todo lo que reluce?¿cuáles son su limitaciones?¿de verdad vale para todas las compañías?

Productos de riesgo limitado en sectores muy volátiles

Hace unos meses leía el libro Cómo todo acabó y volvió a empezar de uno de mis escritores preferidos, el gran E.L.Doctorow, donde se narra la dura vida de los primeros pueblos del salvaje oeste que se creaban en plena fiebre del oro. Mucha gente acudía llamada por la posibilidad de encontrar oro, pero realmente las posibilidades de que se diera ese caso eran muy bajas y los riesgos altísimos. Al mismo tiempo, en el libro se describe la vida de algunos “proveedores de servicios” de dichos asentamientos mineros: el almacén de suministros, el saloon, el herrero, etc. En un pasaje del libro, uno de los mineros se queja de que todo el dinero que va ganando extrayendo el mineral se lo acaba gastando en provisiones y diversión… Estos proveedores de servicios consiguen la cuadratura del círculo: tener unos ingresos recurrentes y con riesgo limitado (sin contar los propios de operar en el salvaje oeste, claro) en un sector con altísimo riesgo como era el de los buscadores de oro. ¿es este ejemplo extrapolable a nuestros días? ¿se puede diseñar un producto o servicio para un sector de alto riesgo y limitar al mismo tiempo la exposición a dicho riesgo? ¿es posible entrar en un sector volátil y conseguir unos ingresos estables?

La verdadera amenaza del coche eléctrico

Todos los que creemos que el coche eléctrico (EV) es el futuro del transporte centramos nuestras esperanzas en la rápida reducción de costes de las baterías que hará que en pocos años el precio medio de un EV sea inferior a los tradicionales de combustión interna (ICE). Pero este escenario tiene un pequeño problema: supone que los ICEs no mejoran (o lo hacen al ritmo que conocemos). Y lo que está claro es que un ICE muy mejorado en consumo, ruido y precio sería el verdadero competidor de los EVs. Algo parecido ya sucedió a finales de los 90 con el cable y el ADSL...

Las mejores herramientas gratuitas de Inteligencia Competitiva (CI)

¿Qué se necesita para montar un sistema de Competitive Intelligence (CI)? ¿hay software específico? ¿es muy complicado? ¿es caro?...estás son algunas de las preguntas más frecuentes que surgen cuando alguien se plantea lanzar un proyecto de CI. Antes de nada hay que tener clara un premisa: las herramientas deben estar al servicio del proceso y nunca al revés.

Energy storage ¿los nuevos datacenters?

Hace unas semanas asistía en Munich a la feria solar más importante de Europa, Intersolar. Además de energía solar, esta feria es una referencia en e-mobility y energy storage. Y la sensación que me quedó es que las baterías y sus aplicaciones para el almacenamiento de energía son el nuevo boom del mercado. Y muchas de las cosas que vi me recordaron a la época del boom de las “punto com” hace 20 años cuando, entre otras cosas, los datacenters surgieron como modelo de negocio a gran escala. Y ese flashback, además de hacerme consciente del inexorable paso del tiempo, me dio por analizar algo más en profundidad esta analogía

Madonna: Like a Product

¿Qué es la gestión de producto? ¿en qué consiste? ¿cómo ayuda a mejorar la competitividad de un producto? Parte de estas preguntas y otras intenté responderlas en el primer post de este mismo blog pero está claro que, o no fui muy claro o no fue muy leído porque la gente me sigue preguntando a qué se dedica WeMake. Así que lo intentaré explicar mejor a través de un caso práctico: Madonna. Las referencias en gestión de producto han ido variando en el tiempo. En los ochenta, los grandes conglomerados industriales como GE o Siemens eran el ejemplo en manejo de diferentes productos de éxito. ¿Y quiénes serían ahora los referentes en este campo? A todo el mundo le viene a la cabeza Apple como gran creador de marca y productos, pero yo creo que los que mejor están gestionando productos ahora mismo son las compañías de management de deportistas y artistas en general. Grandes del sector como CAA o Excel mgmt son probablemente quienes más y más intensamente despliegan todas las herramientas de la gestión y el marketing de producto.

5 claves sobre el registro de marcas

Uno de los pasos donde más dudas surgen a la hora de lanzar un nuevo producto es el tema de la protección del nombre o registro de marca. Revisemos a continuación las principales dudas que suelen aparecer: ¿De verdad es necesario registrar la marca? Depende. El objetivo del registro es disponer de la seguridad de que nadie utilizará la misma denominación o logo en un mismo sector y/o mercado. Por lo tanto lo primero es valorar si de verdad existe ese peligro en cada caso. Hay sectores de consumo donde la marca es clave para diferenciarse y hay otros más industriales donde la marca es más descriptiva.

Cómo evitar los productos «nacidos para morir»

Si por algo se caracteriza el mercado hoy en día es por su dinamismo. Los ciclos de vida de los productos son cada vez más cortos para poder adaptarse a las necesidades cambiantes del mercado y a la presión que la competencia introduce. Pero sigue habiendo productos muy complejos cuyos ciclos de desarrollo son muy largos, con lo que tienen alto riesgo de sufrir la mayor pesadilla del product manager: nacer para morir. Veamos el caso del mercado de los cohetes espaciales para lanzar satélites. Estos cohetes tienen ciclos de desarrollo de más de 8 años. ESA y ULA han sido los dominadores tradicionales con un cuasimonopolio. Cuando ambos lanzaron el desarrollo de su nueva generación de cohetes, SpaceX era solo el sueño de Elon Musk: diseñar cohetes reutilizables y reducir el coste del lanzamiento un 50%. Casi nadie creyó que fuera posible. Los fabricantes tradicionales lanzaron sus nuevos desarrollos con objetivos y especificaciones adecuados a las viejas reglas semi-monopolísticas. Pero a veces los sueños se hacen realidad...

Gestión de producto ¿Qué, cómo y por qué?

Arrancamos nuevo proyecto profesional y su blog con él y que mejor forma de empezarlo que hablando de la misión de WeMake Consulting. Desde que me lancé a esta nueva aventura, la pregunta que más he oído es ¿y de qué va a ser tu negocio? El caso es que cuando contestaba que consultoría de gestión de producto, las caras de mis interlocutores eran todo un poema. El problema es que expresiones como gestión de producto, product management, product marketing, etc, han servido en muchas ocasiones de denominaciones “comodín” que lo mismo servían para roles en un departamento de marketing, que en operaciones o incluso en tecnología. Si a esto sumamos que pocas compañías tienen departamentos especializados en gestión del ciclo de vida del producto, la confusión sobre roles y responsabilidades es total. En mi opinión la mejor definición de la gestión de producto es “asegurar que el producto es competitivo”. Esta sencilla definición engloba complejos aspectos:

Productómanos: Fortnite

Pretendo abrir con este artículo una serie donde destacar ciertos aspectos de la gestión de producto (Product Management o PM) con ejemplos de actualidad. Al plantearme esta serie, pensé en los ejemplos típicos que se utilizan en el PM: Apple, Under Armour, Tesla, Inditex… y en esas estaba cuando mis hijos me interrumpieron hablando sobre un juego que, palabras textuales, lo estaba “petando”. Era el Fortnite y yo, por supuesto, no había oído hablar de él hasta ese momento y no sospechaba que, a partir de ese instante, sería como un miembro más de la familia. Si tienes hijos entre 7 y 18 años ya sabrás de qué va el juego: 100 jugadores están en una isla y sólo puede quedar uno. Se juega online y es altamente adictivo. La verdad es que, al igual que el fenómeno Pokemon Go hace unos años, me interesa mucho entender el porqué de estas modas, ya que soy de la opinión de que la suerte no lo puede explicar todo.