109 GW es la capacidad de solar fotovoltaica que se instaló en 2018 en todo el mundo. Para poner esta cifra en perspectiva, supone más del doble que las instalaciones eólicas en 2018 o el equivalente a instalar unos 130 reactores nucleares. Y según las principales previsiones, en 2021 se superará la barrera de 150 GW de instalación anual. Con estas cifras, es obvio que la solar PV es ya, y será aún más, la principal tecnología de generación eléctrica.

 

Hace unas semanas tuve la oportunidad de asistir a la principal feria solar en Europa, Intersolar Munich, y ver de primera mano las principales novedades del sector. Con la actualidad de la feria y la ayuda de las previsiones del informe tecnológico más exhaustivo del sector (ITRPV de VDMA), repasemos las 6 principales tendencias de producto del sector:

 

  1. Módulos: del 400/20 al 500/25

Estos números hacen referencia a 2 grandes fronteras de la tecnología solar: los 400W de potencia por módulo y el 20% de eficiencia de celda (tecnología PERC). Pues ambos ya están ampliamente superados como se pudo ver en los nuevos lanzamientos de Intersolar. De hecho, ya hay quien habla de los 500W y 25% de eficiencia como la próxima frontera a superar en los próximos años.

Parece que la evolución es imparable pero más allá de cuándo se alcanzan los nuevos límites, para mí lo relevante es que ya se habla más de mejoras de eficiencia que de mejoras de coste puras. Y esto es la mejor noticia para el sector: las mejoras de LCoE ya no se hacen (sólo) a costa de los márgenes sino con importantes mejoras tecnológicas y de eficiencia. Lo ideal sería que el sector evolucionara a una estructura de precios tipo los televisores: niveles de precio muy estables y continuas mejoras de prestaciones para cada nivel.

Lo que está claro es que ningún sector es sostenible mejorando a base de eliminar márgenes en la cadena de suministro así que el solar tendrá que hacer un esfuerzo para lograr las mejoras esperadas sin sacrificar rentabilidad.

 

  1. Módulos: Mono-PERC

Como muestra el gráfico del ITRPV, la tecnología Mono-PERC va a ser mainstream en los próximos años.  Y estas previsiones suelen ser muy seguras porque se basan en la capacidad instalada por los fabricantes y en los pedidos de maquinaria de fabricación para los próximos años. Además, ya hay previstas mejoras para la tecnología PERC como n-type y TOPCON. Más lejos queda otra tecnología muy prometedora como es la HJT, con grandes prestaciones y apoyada por gigantes del sector como Panasonic y Meyer Burger.

Más allá de siglas y acrónimos, la tendencia es dar mucho volumen a una tecnología con recorrido de manera que se consiga el santo grial: reducciones de coste y a la vez mejoras en prestaciones

 

  1. Módulos: Bifacial

Aunque el informe de VDMA no sea especialmente optimista con la transición a bifacial, mi impresión tras Intersolar es que la tecnología bifacial es imparable y que veremos una transición muy rápida. En cuanto se estandarice la forma de medir las mejoras y los financiadores se las crean, se convertirá en una de las mejores herramientas para mejorar el LCoE. Además la reciente decisión de Trump de eximir los módulos bifaciales de los aranceles a la importación seguro que ayuda a acelerar la transición en USA

 

  1. Inversores: Central vs String

El inversor no llega al 10% del capex de un parque pero su importancia es mucho mayor de lo que su coste indica: es el cerebro de la planta y es por tanto la puerta de entrada a los tan ansiados servicios de valor añadido y a la “Smart-grid”. Es por ello un componente estratégico en el que compañías de la talla de Huawei, GE, Siemens o ABB luchan por la hegemonía.

Los principales tipos de producto son:

  • MLPE: por un lado, en el segmento residencial se tiende a la modularización e integración del equipo en el modulo (los llamados MLPEs o module-level power electronics), tendencia que gusta mucho a los grandes players de los módulos que lo ven como una ampliación de su alcance
  • String: compañías con background electrónico como Huawei han entrado en ese sector con equipos pequeños modulares similares en concepto HW a los routers de datos. Con este concepto y una estrategia agresiva de precios, han pasado a liderar el mercado
  • Centrales: son los inversores tradicionales que se instalan en contenedores o plataformas y que van con su equipo de media tensión integrado

Y lo curioso es que hay 2 tendencias que pueden parece contradictorias: por un lado los MLPEs se miniaturizan y mediante grandes volúmenes, amenazan la posición de los string en proyectos residenciales y comerciales. Y por otro lado, los centrales y string para proyectos utility tienden a crecer en tamaño para conseguir reducciones de LCoE al reducir costes logísticos, de construcción y servicio. En la pasada Intersolar, Sungrow lanzó el string más potente del mercado con 250kW mientras que Gamesa Electric lanzó uno de los centrales más grandes con 3750kW por inversor y solución integrada de hasta 7500kW.

Por el momento, los inversores centrales son los preferidos para los grandes proyectos «utility-scale» y los inversores string no lo van a tener fácil para desbancarlos ya que el crecimiento en potencia y fiabilidad prometen reducciones adicionales de LCoE en grandes proyectos. Un escenario futuro probable es que surja una tecnología mixta central-modular que tenga las ventajas de ambas. Ya algunos fabricantes están trabajando en conceptos de este estilo. 

 

  1. Trackers: single axis

Aquí la tendencia no es sólo que los de 1 eje sean los claros vencedores tecnológicos, sino que los trackers han pasado a ser un elemento muy importante de mejora de eficiencia. Compañías como NexTracker han ido más allá de optimizar estructuras metálicas y han añadido el valor de los algoritmos de control para optimizar la orientación. Y con la llegada de los bifaciales, esta optimización va a ser aún más importante.

 

  1. BoP: flotante

Hace unos meses, el Banco Mundial publicaba un interesante informe sobre el estado de los proyectos solares flotantes en el mundo y me llamó mucho la atención el dato que daban del potencial disponible

Simplemente utilizando el 1% de la superficie de embalses, se instalarían 400GW de potencia. Pero este potencial no deja de ser teórico; lo importante es que son proyectos muy viables y poco más caros que los proyectos en tierra. Actualmente China está liderando este campo pero no sería raro que en un futuro cercano veamos legislación en Europa que obligue a las eléctricas a instalar solar flotante en sus embalses (tanto para nuevos proyectos como para existentes). Ya empezamos a ver tenders para instalar proyectos flotantes como el recientemente lanzado en Tailandia.

 

Estaremos atentos a la evolución tecnológica del sector que, como las buenas películas de acción promete 2 cosas: velocidad y sorpresas