La impresionante subida del precio de las materias primas a la que estamos asistiendo está afectando a todos los sectores productivos y las renovables no iban a ser distintas. Pero analicemos algo más en profundidad el impacto en eólica y solar intentando adivinar si esta subida es coyuntural o llega para quedarse.

 

EÓLICA

Las principales materias primas que se utilizan para construir los parques eólicos son el hormigón y el acero. De hecho, de acuerdo con datos del informe de la UE sobre materias primas y renovables, en torno al 70% en peso de los materiales es hormigón (cimentaciones básicamente) mientras que otro 25% es acero (ferralla cimentaciones, torre y componentes de la nacelle). El resto es fibra de vidrio (palas) y otros elementos como polímeros, cobre (generador y trafo) y aluminio. Evidentemente el reparto por coste total será diferente ya que el precio por tonelada de cada elemento es muy dispar.

 

 

 

Veamos cómo han evolucionado en el último año los precios de estos elementos:

 

  • Hormigón:

 

Según los datos de FRED, la subida ha sido muy pronunciada desde Noviembre del año pasado. Evidentemente, el precio variará mucho según países pero esto nos da una pista de la tendencia.

 

  • Acero:

En la web de LME se pueden consultar los precios de los principales metales y para el acero vemos que en el último año ha subido un 75%, llegando hace unas semanas a su pico.

 

  • Cobre

En el caso del cobre, podemos ver que la subida ha sido aun mayor que el acero, llegando hace tan sólo unas semanas a duplicarse el precio de hace 12 meses.

 

  • Aluminio

El Aluminio por su parte ha llegado a cotizar un 68% más alto que su precio hace 12 meses aunque a día de hoy ha bajado un poco su precio y cotiza un 60% más alto que hace 1 año.

 

Queda claro que las subidas en las materias primas que suponen más del 98% del peso (y del coste) de un parque eólico han sido muy importantes y van a tener un impacto muy relevante en los costes de los proyectos de 2021 y 2022.

 

¿Podrán los OEMs trasladar estas subidas a sus clientes?

En general, los contratos de suministro incluyen cláusulas de revisión de precios ante subidas de materias primas, pero están limitadas y es complicado que compensen las grandes subidas de los últimos meses. Además, los fabricantes se encuentran en una posición difícil ya que los proveedores de acero y otros metales son grandes compañías con un poder de negociación muy alto por lo que es probable que, pese al buen hacer de los departamentos de compras, consigan trasladar gran parte de las subidas al fabricante. Así que es muy probable que en los contratos que se estén cerrando ahora, los precios se hayan incrementado de forma importante. De hecho, ya se ve en el primer trimestre del año cierta subida del ASP de Vestas y SiemensGamesa

 

¿Es una subida coyuntural o se mantendrá?

Es difícil de saber, pero todo apunta a que podría ser la excusa perfecta para incrementar precios y mantenerlos altos. Tanto Vestas como SiemensGamesa han dicho públicamente que priorizarán rentabilidad sobre volumen y esta subida de materias primas justifica una subida de precios que será generalizada en todo el sector. Habrá que esperar para ver si esta tormenta de las materias primas trae por fin un periodo de rentabilidad para los OEMs.

 

¿Y los desarrolladores?

Claramente son los grandes perjudicados ya que la parte de obra civil y eléctrica es mucho más cara y las turbinas, como hemos comentado antes, probablemente también sufrirán subidas de precio. Como siempre, las grandes utilities podrán capear mejor el temporal gracias a su mayor poder de compra y negociación, siendo los pequeños promotores, quienes ya parten de un caso de negocio más ajustado, los que sufrirán de forma importante en los próximos meses.

 

SOLAR

Por su parte, la solar fotovoltaica tiene más repartidos el peso de sus materias primas como se extrae del informe de la UE, siendo el acero, el hormigón y el vidrio los principales materiales.

 

Ya hemos visto el comportamiento del acero y del hormigón, pero en términos de coste, en los proyectos solares fotovoltaicos, el mayor peso recae en los módulos solares y el principal componente de éstos es el llamado Polisicio.

 

Evolución del precio del Polisilicio

 

Source: PV magazine

 

Como se aprecia en el gráfico de PV Magazine con datos de PV Infolink, la subida del material base para fabricar los módulos ha sido meteórico. Las causas han sido variadas pero parece que todo empezó el verano pasado con una explosión en la fábrica del líder mundial GCL-Poly que redujo el suministro mundial y disparó las compras, entrando en una espiral de subida-compra-subida que llega hasta hoy.

 

Aunque los expertos auguran una caída de los precios en breve, hay una variante que podría incrementar aún más la presión: el problema Uigur. Como resume muy bien el artículo de El periódico de la Energía, hay muchos ojos puestos en los principales fabricantes chinos que copan el mercado por la supuesta utilización de mano de obra forzada de la etnia Uigur en la provincia china de Xinjiang. Si aumenta la presión internacional y esto se convierte en otra crisis diplomática, las consecuencias podrían afectar a la industria solar.

 

¿Y qué pasa con los módulos?

Aunque los módulos han aumentado el precio en torno a un 20% en los últimos meses, hasta el momento los fabricantes de celdas y módulos han absorbido la mayor parte de la subida del polisilicio como se explica en este artículo.

 

Esta situación es evidentemente insostenible y más pronto que tarde los fabricantes de módulos tendrán que incrementar precios aún más. Aunque, a diferencia de la eólica, la industria de los módulos solares está controlada prácticamente en su totalidad por compañías chinas que dependen de manera directa o indirecta del estado central. Por tanto, es difícil hacer predicciones basadas en reglas de mercado ya que algunos comportamientos de estas compañías atienden más a decisiones estratégicas del gobierno chino que a criterios mercantiles.

 

¿Y los desarrolladores?

 

Al igual que en el caso de la eólica, los desarrolladores ya están sufriendo los mayores costes del EPC (por las subidas del hormigón, acero y cobre), de los módulos (por el polisilicio), de los trackers (acero) y de los convertidores (acero, cobre, aluminio). De hecho, hay promotores que están retrasando sus proyectos porque con los precios actuales no les salen las cuentas. El problema vendrá si esta situación se alarga en el tiempo y tienen que cancelar los proyectos. Y todo indica que todavía durará unos meses hasta que, al menos, la situación del polisilicio vuelva a la normalidad

 

¿y qué pasa con el transporte por barco?

Por si todo lo anterior no fuera suficiente, el precio de los contenedores marítimos está en máximos históricos

 

Esto encarece aún más los productos solares ya que son transportados mayoritariamente en contenedores por mar.

 

Queda claro que estamos ante una tormenta perfecta de subida de precios que va a afectar de forma muy importante tanto a la eólica como a la solar. Y la parte de la industria que más va a sufrir esta situación son los desarrolladores pequeños cuyos proyectos no serán rentables con el nivel actual de precios. Al menos, los precios altos del pool están sirviendo para compensar en parte el empeoramiento de los casos de negocio, pero en cuanto este efecto pase, veremos consecuencias en la industria.